lunes, 24 de octubre de 2016

¿Es legal hacer huelga estudiantil en la UGR?


Cada vez que se convoca huelga estudiantil en la Universidad de Granada, emerge la eterna polémica: si faltar a clase es o no "legal" para el alumnado, y si por tanto el profesorado puede penalizar a quienes secundan la huelga. En esta breve nota trataremos de desmontar algunos bulos al respecto inventados para desmovilizar al estudiantado.

El Estatuto de la Universidad de Granada reconoce el derecho a paro académico (huelga estudiantil) en el artículo 140 n), que reproducimos a continuación:

Son derechos específicos del estudiantado (…) los siguientes: Al paro académico en apoyo de sus reivindicaciones, en los términos que se establezca reglamentariamente.

Es necesario resaltar ese "reglamentariamente", pues todavía no se ha establecido en la UGR el reglamento que desarrolle el artículo 140 n); eso quiere decir que ese derecho, pese a estar reconocido, debe ser "completado" por una reglamentación, que aún no existe. Es esta la razón por la que esa carencia se presta a multitud de interpretaciones interesadas y sirve como arma arrojadiza para diversas entidades contrarias a la huelga estudiantil.

Sin embargo, el Defensor Universitario dice en su Informe del año 2013 que

la inasistencia a clase  de  los  alumnos  en  esas  fechas  concretas  no  debe  ser considerada  en  ningún  caso  como  un  indicador  negativo  para  el alumno a la hora  de  ser  evaluado,  naturalmente  siempre  que estemos hablando de convocatorias colectivas y legales.


Es decir, que ningún/a profesor/a puede perjudicar en su evaluación al alumnado como represalia o como coacción por ejercer su derecho reconocido a paro académico o huelga estudiantil; y en caso de que existiera tal perjuicio, el/la profesor/a estaría cometiendo una ilegalidad y vulnerando un derecho fundamental del estudiantado de la Universidad de Granada. No pueden ponernos un examen, una práctica o fijar asistencia obligatoria el día que se ha convocado una huelga estudiantil.

Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil, invitamos al estudiantado universitario a denunciar toda coacción o represalia que sufran por secundar la huelga estudiantil, y os animamos a poneros en contacto con nosotras si necesitáis ayuda en este tema.

domingo, 23 de octubre de 2016

COMUNICADO UNITARIO PARA LA HUELGA DEL 26-O

Comienza el curso y la lucha contra los recortes, la privatización y elitización progresiva y las diferentes leyes que son la punta de lanza de estos procesos siguen en el sector educativo. Reivindicaciones como derogar el 3+2, la LOMCE o el decreto de las reválidas; acabar con los despidos y la masificación que éstos provocan, volver a las 18 horas y acabar con la supresión de líneas de centros públicos en favor de concertados; siguen estando a la orden del día y alguna de ellas más viva que nunca.

Los ataques a los servicios públicos y a la educación en particular son múltiples y parecen no entender de diferencias entre gobiernos de un color u otro. Es por esto que la comunidad educativa (madres, padres, docentes, estudiantes, trabajadoras y trabajadores de administración y servicios) ha de plantar cara y movilizarse. Es necesario que todos estos sectores luchen de manera conjunta contra estos ataques.

Bajo esta lógica de organización, movilización, huelga y unión entre sectores en lucha; una serie de organizaciones sindicales estudiantiles y docentes, políticas y sociales (CSE, USTEA, CGT, Marea Verde, No Hay Tiempo Que Perder, UJCE e IZAR) hemos elaborado una hoja de ruta de lucha y una convocatoria de huelga educativa para el día 26 de octubre.

En primer lugar, hacemos una llamada a toda la comunidad educativa a secundar la huelga (estudiantes desde tercero de la ESO hasta la universidad, docentes no universitarios: desde infantil, primaria hasta secundaria, y madres y padres), así como a acudir a la manifestación de las 12h que saldrá desde Pza. Einstein y a la concentración que tendrá lugar a las 19h en la delegación de educación.

Por otro lado, llamamos también a secundar y participar en un encierro en la facultad de filosofía y letras el día 25 de octubre a partir de las 21h. Queremos que dicho encierro sea un punto de encuentro entre todos los sectores en lucha (educativos o no), así como un espacio donde poder seguir avanzando en nuestra coordinación y acción.

Por último, llamamos desde ya a continuar la movilización y llevar más allá la fecha de huelga educativa del 26. En necesario que el conjunto de organizaciones estudiantiles y de docentes sigan manteniendo un contacto estrecho de cara a seguir planteando y avanzando en una estrategia que pueda realmente poner contra las cuerdas a las leyes y políticas que están acabando con nuestra educación.

26-O: ¡HUELGA EDUCATIVA!

- Martes 25 de octubre: ENCIERRO, 21:00h, en Facultad de Filosofía y Letras.
- Miércoles 26 de octubre: MANIFESTACIÓN, 12:00h, desde Plaza Einstein hasta Triunfo.

Comunicado sobre el veto al encierro en la Facultad de CC Políticas de la UGR

    El 26 de octubre se convoca huelga educativa en toda andalucía. Los motivos que llevan a convocar esta huelga no son otros que la derogación del decreto 3+2 y la aplicación de la LOMCE y las révalidas, que solo son unas medidas mas de privatización y barrera para el acceso a una educación pública y de cálidad. A esto hay que unir la política sistemática de recortes que la Consejería de educación de la Junta de Andalucía viene aplicando sistemáticamente desde hace unos años en el ámbito de las enseñanzas de infantil-primaria y en las enseñanzas medias (ESO, Bachiller y F.P.).

    Para poder llevar a cabo acciones con las que luchar en contra de estas medidas, vemos necesario la creacion de espacios de convergencia entre alumnado y todos los sectores educativos. Este trabajo se lleva realizando desde hace tiempo por parte del profesorado y estudiantado en Marea Verde.

    Es por ello que una de las iniciativas que ha tenido lugar en Granada entre los sectores educativos que se movilizan el 26 de octubre, donde participan padres y madres, estudiantes, Marea Verde, sindicatos de profesorado y sindicatos estudiantiles, es la de realizar un encierro la noche antes de la huelga, con el fin de mostrar el desacuerdo con los recortes que se estan llevando acabo en el sector educativo y que, además, sirva de espacio de coordinación y debate en la jornada previa a la huelga, para ver su continuidad.

    En principio, se tomó la decisión de encerrarnos en la Facultad de Ciencias Políticas. Se tuvo una reunión con el decano para explicarle la propuesta, de la que dio traslado a su consejo decanal,en el que se amparó para hacer oficial una negativa que ya se presagiaba dada su escasa sensibilidad con el tema. Para nosotras esta respuesta es inadmisible, ya que los centros educativos no solo deben servir para formarse, sino para poder reunirse, debatir, organizarse y coordinarse de manera conjunta.

    Por lo tanto denunciamos este hecho y lamentamos la respuesta del Decanato de dicha Facultad. Señalamos a los responsables de la decisión que impide a los agentes educativos tener un lugar accesible donde poder encontrarse y desarrollar la participación y discusión en los asuntos comunes (lo que los griegos llamaban “política“) la víspera de la huelga, así como solicitamos que para proximas convocatorias se cambie de parecer.

Suscriben el comunicado: Marea verde Granada, UJCE, CSE, CGT, USTEA, IZAR.

jueves, 20 de octubre de 2016

POR UN CALENDARIO ACADÉMICO ACORDE A LAS NECESIDADES DE LOS Y LAS ESTUDIANTES


Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil queremos aportar a la comunidad universitaria un calendario académico alternativo al calendario que desde el vicerrectorado de docencia propone para el curso 2017/18. Pensamos que, tanto la propuesta de la institución universitaria como su manera de proceder para aprobarlo son perjudiciales para los y las estudiantes y el resto de la comunidad universitaria.

Nuestra propuesta cumple el objetivo de ser un primer borrador a discutir, complementar y mejorar con el mayor número de estudiantes así como con los sectores del PDI y el PAS que quieran implicarse en la lucha por poder tener un calendario que haya sido elaborado por la propia comunidad universitaria.

Dicha propuesta trae consigo como "mejoras" la posibilidad de elegir para los y las estudiantes de manera optativa entre julio y septiembre como convocatorias extraordinarias, o los "días en blanco" (días sin clase y sin exámenes antes de las convocatorias ordinarias para poder acudir a tutorías y planificar las jornadas de estudio)

Por último, aunque nuestra propuesta sea aún embrionaria, tenemos el firme convencimiento en que esta o cualquier otra propuesta de calendario que surja de los y las estudiantes, en colaboración con el resto de la comunidad universitaria, no será implementada sin una fuerte movilización y organización de los y las estudiantes. Por eso, llamamos al conjunto del estudiantado a participar de la propuesta, a acudir a las diferentes concentraciones que hagamos para dar a conocer la problemática, a firmar por que haya un proceso democrático de elección de calendario y, por último, a acudir a la próxima huelga estudiantil del 26 de octubre con este y muchos más motivos.


 25-O ENCIERRO FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS DESDE LAS 21H
26-O HUELGA ESTUDIANTIL: MANIFESTACIÓN 12:00 DESDE PLAZA EINSTEIN








martes, 18 de octubre de 2016

Balance de la Coordinadora Sindical Estudiantil sobre las últimas reuniones unitarias y la unidad en el movimiento estudiantil

Como en todas las grandes fechas de movilización estudiantil, desde la Coordinadora Sindical Estudiantil convocamos una reunión unitaria con todas las organizaciones para preparar la huelga del 26 de octubre. Esto es una dinámica de nuestra organización que lleva realizándose ya muchos años, pero es una dinámica que además hemos tratado de llevar más allá. La hemos tratado de superar porque hemos analizado el movimiento estudiantil granadino y hemos llegado a la conclusión de que al final, la implantación conjunta de todas las organizaciones estudiantiles es muy importante, estamos realmente en buenas condiciones, y si bien es cierto que nos encantaría poder estar todos en un único sindicato unitario, por lo menos no estamos dispuestos a pecar de irresponsabilidad y dejar de conseguir mejoras para los estudiantes por no tener una actividad conjunta con el resto de organizaciones.

En este sentido hemos tratado de superar la mencionada dinámica, de reunirnos únicamente para preparar las grandes fechas a reflexionar con las otras organizaciones que reivindicaciones son conseguibles hoy día si golpeamos juntas y que pasos dar para conseguirlas. Así, por ejemplo, desde nuestro sindicato propusimos a las otras tres organizaciones estudiantiles llevar a cabo una campaña conjunta pidiendo un proceso democrático para tomar la decisión sobre el cambio de calendario que comenzara lanzando un comunicado público denunciando el proceso y llamando al estudiantado a luchar y movilizarse.

Antes de entrar en materia, cabe destacar que la estructura de las reuniones unitarias desde hace tiempo es siempre la misma lamentablemente: nuestro sindicato propone diferentes cuestiones y debatimos sobre nuestras propuestas. Además de tener la iniciativa en solitario, también nos vemos sin ninguna compañía a la hora de reflexionar qué campañas hacia el movimiento estudiantil podemos realizar de manera conjunta para mejorar las vidas del estudiantado (B1 en su día, calendario, acabar con las subcontratas…) No hay nada más, que breve debate y en unos días una decisión sobre nuestras propuestas.

Es remarcable también que han sido dos las reuniones llevadas a cabo en torno a la huelga del 26 de octubre: una estudiantil y una intersectorial con sindicatos de enseñanza y organizaciones políticas. Éstas son las propuestas que hicimos tanto el 10 de octubre como el 11 de octubre:

  1. Encierro el día 25 de octubre en una facultad.

Propusimos llevar a cabo un encierro la noche de antes del día de la huelga. Dicho encierro pretende cubrir diferentes objetivos: por un lado mostrar simbólicamente nuestro desacuerdo con las políticas de recortes, el 3+2, la LOMCE, reválidas y el resto de reivindicaciones por las que llamamos a la huelga al estudiantado de la provincia. Pero también poder tener un marco de debate y discusión con el máximo número de estudiantes, docentes y conflictos laborales de la ciudad. Pensamos que para poder obtener victorias en nuestras reivindicaciones (sean a nivel de facultad, UGR, Andalucía o el estado) es central implicar en la estrategia sindical de movilización y en la reflexión al máximo número de afectados y afectadas por dichas reivindicaciones. Es necesario que los y las estudiantes, participen o no en sindicatos, asociaciones etc. elaboremos de manera conjunta una estrategia para poder tener un calendario acorde a nuestras necesidades y poder avanzar en el resto de campañas. Para ello, un encierro donde se puedan reunir en asamblea los sectores en lucha el 26 O, debatir de campañas y perspectivas de la huelga, organizar el propio día 26… no es la panacea, pero sí ayuda a construir el camino para esta necesaria implicación del máximo número de gente y la convergencia en la práctica de las organizaciones estudiantiles.

Creemos importante generar espacios de autoorganización no solo en los estudiantes, sino también con todos los trabajadores que hoy día están desarrollando algún tipo de conflicto. Un encierro que pudiera debatir de perspectivas, que pudiera enfrentarse al duro debate de cómo darle continuidad a esta huelga estudiantil con el fin de conseguir realmente victorias, y además, debatir también como nos podemos apoyar entre los diferentes sectores para seguir avanzando en la situación de cada uno de los conflictos que vivimos.

Dicho encierro no es un encierro en el que no salimos de la facultad hasta que hemos conseguido lo que queramos. ¿Acaso es el único tipo de encierro que tiene utilidad? ¿Acaso creemos que en la situación actual tenemos un movimiento estudiantil con el suficiente nivel de combatividad como para plantear una medida así y no quedarnos absolutamente solos? ¿Acaso debemos por tanto, asumir que por vivir esta situación del movimiento estudiantil no debemos ir más allá que los anteriores días de huelga esperando que un día estemos en mejores condiciones?

Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil pensamos que todo lo contrario. Que para poder hacer acciones finalistas tales como una ocupación de un espacio permanente hasta obtener una victoria es necesario que muchos y muchas más estudiantes estén de acuerdo con dicha estrategia, es necesario enmarcar esta acción en una estrategia sindical mucho más amplia, donde las acciones más o menos combativas tengan como objetivo la consecución de una victoria, no la combatividad en sí.

  1. Asamblea tras la manifestación y recorrido de esta.

Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil proponíamos terminar la manifestación celebrando una gran asamblea del movimiento, con la intención, al igual que en el caso del encierro, de generar espacios que vayan un poco más allá de las propias estructuras de los sindicatos. Nos preocupa realmente, y todas nuestras propuestas giran siempre en torno a esta preocupación, que con un número importante de estudiantes organizados, no sepamos dar saltos cualitativos y dejemos que pasen las jornadas de movilizaciones como todas las anteriores.

Finalmente, las tres organizaciones nos ponemos de acuerdo para modificar ligeramente la propuesta de recorrido que tenía el FdE (Frente de Estudiantes) quedando así el recorrido:
Plaza Einstein -> Severo Ochoa -> Rector Lopez Argueta -> San Juan de Dios -> Natalio Rivas -> Gran vía -> Triunfo.
La asamblea se acuerda finalmente realizarla en triunfo, finalizando este punto con un gratificante acuerdo entre las tres organizaciones sobre el recorrido y sobre la asamblea de después.

  1. Encabezado de la manifestación.

Como siempre, proponemos que la manifestación sea encabezada por una pancarta unitaria de todas las organizaciones donde ponga un lema que debe ser acordado y firmado por todos los logos de las organizaciones convocantes.

Aquí surge uno de los debates centrales que siempre tienen lugar en las diferentes reuniones unitarias: tanto el FdE como el SAT-J entienden como una línea roja aparecer junto con el Sindicato de Estudiantes y proponen que esa pancarta no tenga logos, para no generar ese problema, bajo la lógica de que si la participación conjunta se invisibiliza a la gente externa a las organizaciones estudiantiles no habría problema en compartir una pancarta.

Desde nuestro sindicato denunciamos en su momento en la reunión, y lo hacemos ahora de forma pública, la práctica por parte de ambas organizaciones de una política de vetos hacia el Sindicato de Estudiantes que no hace nada más que convertirlos en organizaciones irresponsables. Una política de vetos que va mucho más allá de la cuestión de los logos, que no siempre ha ido dirigida únicamente hacia el Sindicato de Estudiantes, ya que nuestra organización también fue vetada en su momento y porque creemos que es realmente la práctica de negarse a hablar y a coordinarse con alguna de las organizaciones existentes la que desmoviliza al conjunto de los estudiantes.

Por supuesto, no compartimos gran parte de la orientación sindical y política ni la forma de construir el movimiento estudiantil del SE. Pensamos que las fechas de movilización deberían ser fruto de una reflexión lo más amplia posible de los y las estudiantes que pelean de manera permanente en los centros de estudio. Ello sería posible si ésta organización y otras con peso estatal fomentaran encuentros decisorios de las estrategias de movilización para enfrentar a los ataques que la educación está sufriendo.

Pero ¿acaso no desmoviliza mucho más que en comunicados públicos, al final de manifestaciones, se tache el SE de “asociación” como peyorativo de sindicato, o que se les grite “sindicato de estudiantes, sindicato de farsantes”? ¿Acaso no desmoviliza llevar a cabo contra manifestaciones y prácticas de este estilo? ¿Y acaso no desmoviliza la convocatoria de dos huelgas estudiantiles a nivel estatal el pasado curso en apenas un mes y sin vinculación ni conexión entre ellas?

Creemos que realmente es necesario coordinar todas las fuerzas estudiantiles, con sus diferentes pesos, con sus diferentes orientaciones por muy equivocadas que pensemos que pueden estar, porque lo que tenemos en frente, contra lo que luchamos es un enemigo bien grande, y tendremos necesidad también de todas nuestras fuerzas.

Pero un elemento nuevo aparece en este debate, y es que el Sindicato de Estudiantes no aparece en la reunión, y por tanto, nuestra opinión es que no podemos centrar el debate en torno a si aparece su logo o no, puesto que esta organización no ha venido a coordinarse con nosotros. ¿Ha desaparecido ya la línea roja y pueden por tanto el Sat-J y el FdE aparecer en la pancarta unitaria? Su respuesta a día de hoy es que no.

4. Piquetes estudiantiles.

Nuestra propuesta es la de realizar un piquete unitario, organizado por todos los sindicatos estudiantiles y que además en esta ocasión tenga un carácter intersectorial al existir una convocatoria de huelga de docentes a nivel andaluz. Para nosotros, aquí reside la base de nuestra reflexión sobre la necesidad de golpear juntos. El origen de por qué nos preocupa tanto no ser una organización irresponsable se manifiesta claramente en el debate sobre qué piquetes organizar el 26 de octubre, porque es donde hay un debate real sobre la posibilidad de coordinar un trabajo entre las organizaciones y no una simple discusión sobre como aparecer el día de la manifestación.
Para nosotros, lo primordial es que salga un piquete muy grande, un piquete capaz de llegar a todos los estudiantes que se proponga y con fuerza suficiente como para parar los exámenes, las clases que sean convenientes y demás prácticas represivas con el derecho a huelga de los y las estudiantes.

Por eso, entendemos como un error el hecho de que el día de la huelga existan cuatro piquetes diferentes de cuatro organizaciones distintas, pasando incluso por los mismos sitios una vez tras otra. Pero nosotros no queremos limitar nuestra coordinación simplemente en no entorpecernos los unos a los otros, de nuevo nos convertiríamos en irresponsables si hiciéramos esto. Por ejemplo, si nos repartiéramos facultades. Nuestra coordinación no debe ser así pensada, la única línea que debe guiar nuestro pensamiento debe ser la de acumular fuerza y la de conseguir nuestras reivindicaciones o dar pasos en esta línea. Hay que aspirar a mucho más de lo que tenemos y eso es lo que nos preocupa incansablemente. ¿Por qué aparecer en las clases con 30-40 estudiantes cuando podemos aparecer con 80-90? Por supuesto que para todas las organizaciones es mucho más fácil autoconstruirse si hacemos piquetes solos, pero si bien esto es algo importantísimo para cualquier organización, no es lo que más nos preocupa, y por eso hacemos esta propuesta.

La noche siguiente llegaron las respuestas de ambas organizaciones. Tanto el FdE como el Sat-J han decidido que no van a participar ni en el encierro ni en la pancarta unitaria pese a que el Sindicato de Estudiantes no estuviera.

Pensamos que la “línea roja” del Sindicato de Estudiantes lo que encierra no es un veto a una organización que pueda jugar un papel desfavorable al movimiento estudiantil, sino una conclusión de una orientación más profunda que consiste en pensar que para que el movimiento estudiantil alcance victorias ha de ser el sindicato propio (sea cuál sea) el mayoritario en todos los estadios (estatal, nacional, autonómico, local…) y ser capaz de obtener victorias en solitario. Dicha orientación nos parece muy contradictoria con la historia del movimiento estudiantil, obrero o cualquier otro movimiento que haya obtenido victorias.

Ahora, tenemos una pequeña confirmación de esta senda. Pese a no estar el Sindicato de Estudiantes, ni el FdE ni el Sat-J quieren aparecer en la pancarta unitaria con nuestra organización y el resto de sindicatos de docentes convocantes de la huelga.
Por nuestra parte, desde la Coordinadora Sindical Estudiantil seguiremos apostando por la necesidad de que todas las organizaciones del movimiento estudiantil golpeemos juntas y pese a todas las negativas que recibimos, no cesaremos en nuestro empeño por conseguirlo.

martes, 4 de octubre de 2016

Entrevista a América Larios, estudiante mexicana

  1. ¿Cómo te llamas y por qué estas organizada en el CSE?
Mi nombre es América Larios Guzmán, soy una estudiante mexicana. Estudio sociología y actualmente estoy realizando un intercambio académico en la Universidad de Granada.
Desde el primer momento que me platicaron sobre la Coordinadora Sindical Estudiantil no dudé en participar ¿será porque confío plenamente en la unión y la lucha de los estudiantes?  Estoy segura que he tomado una buena decisión y me siento muy agradecida por el gran recibimiento y el apoyo que he tenido con las y los compañeros de la CSE.

  1. ¿Qué puedes contarnos sobre el movimiento estudiantil en México?
México es un país caracterizado por formar  movimientos estudiantiles en contra de la opresión y dominio por parte del Estado y siempre en busca de  libertad y justicia tanto para los estudiantes como para la sociedad en general. Sin embargo al ser estos tan reprimidos y desacreditados por parte del gobierno, se ha creado una intolerancia a los movimientos estudiantiles por parte de la sociedad. .
No obstante, pienso que en México, así como en muchos países de América Latina, se han producido cambios, pero no del todo, no aquellos que se esperarían.
  1. ¿Qué ocurrió en el año 68 en México?
Este 2 de octubre, se cumplen 48 años de uno de los sucesos más sangrientos,  trágicos y dolorosos en la historia de México. El movimiento estudiantil de 1968 fue una lucha por una sociedad democrática, y la búsqueda de la libre y mejor educación que terminó siendo el hecho de mayor represión sistemática e ilegal por parte del Estado, masacrando brutalmente a más de 300 personas, no sólo estudiantes también niños, niñas, mujeres y hombres y familias, además de 700 heridos y cinco mil estudiantes detenidos.
Aquel año era gobernado por Gustavo Díaz Ordaz, perteneciente al Partido Revolucionario Institucional (PRI),  partido que actualmente nos rige.  El gobierno de Ordaz era un régimen político antidemocrático, autoritario y represor.
En la década de los 60, en México existía un modelo económico estable, promovía exportaciones y negocios importantes, sin embargo, dentro de las alternativas economicistas del país, se dejaba de apostar al desarrollo de la educación, lo cual fue creando la inconformidad de estudiantes, maestros e intelectuales. Pero no sólo eso, en 1968 México sería el anfitrión del evento multideportivo internacional más importante ¨Los Juegos Olímpicos¨ y por lo tanto, tenía que verse como un país de primer mundo.
Mientras tanto, en gran parte de América Latina se vivían grandes movimientos sociales y estudiantiles como las manifestaciones y represiones del movimiento estudiantil del Instituto Politécnico Nacional en México, la Revolución Cubana en 1959,  el apoyo de estudiantes a la caída del régimen de Ecuador y Venezuela  en 1964, entre otros. Estos movimientos influían en el pensamiento de las y los estudiantes mexicanos formando una ideología que los impulsaba a luchar por conseguir sus ideales.
El conflicto que culmina en la matanza de Tlatelolco, inicia en julio de 1968, aparentemente con una riña de futbol americano dentro de las instalaciones de una preparatoria de la UNAM, lo cual sirvió de pretexto para que policías y granaderos entraran al instituto para amedrentar, golpear y tomar presos a varios estudiantes. A causa de ello, estudiantes y maestros de otras universidades se unen a una manifestación para exigir la libertad de sus compañeros pero sobre todo para luchar por el cumplimiento de sus derechos.
El movimiento estudiantil, se fortalece cuando el mismo director de la UNAM convoca a los estudiantes a la unión y la huelga estudiantil exigiendo un pliego petitorio, que no pedía más que la libertad de los compañeros y la desaparición de los granaderos de sus instalaciones educativas, los siguientes meses fueron una serie de manifestaciones, marchas silenciosas y luchas incansables.
Es así cuando llega la tarde obscura en México, el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco comenzaría a las 5:40 pm,  en el punto de reunión de aproximadamente 5,000 estudiantes y maestros. Era el lugar perfecto para una emboscada, el lugar adecuado para que el gobierno llevara a cabo su plan. Una explanada rodeada de departamentos, en sus techos francotiradores rodeando la plaza y esperando la señal.  Durante el mitin fueron lanzadas tres luces de bengala  para dar inicio a la masacre, desde arriba caían los balazos y en la parte inferior se encargaban los soldados, granaderos y un grupo paramilitar llamado ¨El Batallón Olimpia¨ un grupo de personas vestidas de civiles que utilizaban un guante blanco para distinguirse entre ellos, todos se encargaban de atacar a cualquier persona que se atravesara por su camino, ya no importaba si eran o no estudiantes, ingresaban a los departamentos en búsqueda de personas ocultas, asesinaban a personas que se encontraran en la Plaza.
Las personas corrían por todos lados, sin encontrar una salida. Los cuerpos y la sangre los hacían tropezar, los gritos y llantos los ensordecían y su corazón se apagaba lentamente, aquellas personas no esperaban el ataque,  el suceso fue tan inesperado, aquella tarde en Tlatelolco fue la trampa que erradicaría las manifestaciones de la forma más inhumada, aparentemente para obtener un inicio sin bullicios en los Juegos Olímpicos.
Aún no se sabe exactamente el número de personas asesinadas, el gobierno se encargó la misma de noche de ocultar todas las pruebas, desaparecieron los cuerpos, encarcelaron a muchos de los organizadores torturándolos, introdujeron  pipas de agua que arribaban a la media noche para limpiar la sangre derramada, escondían los artículos personales de los muertos y además lograron una manipulación en los medios de comunicación,  a tal grado de dar a conocer, la cifra ridícula de sólo 26 personas asesinadas.
Las repercusiones del movimiento estudiantil del 68, fueron muy complicadas para la sociedad mexicana, no bastó con la matanza de Tlatelolco, aún en 1968, se instauró ¨La Guerra Sucia¨ que no era más que las secuelas del movimiento estudiantil, se llevaba  a cabo una represión militar y policiaca, que buscaba reprimir y buscar a los organizadores de las manifestaciones futuras.  Pero si bien no se logró obtener grandes cambios estructurales, ni la democratización buscada ni la educación libre,  existieron pequeñas trasformaciones, la sociedad civil comenzó a formar un pensamiento crítico y opositor, creando nuevas guerrillas, sindicatos, y grupos de lucha, además se lograron organizar nuevas formas de enseñanza universitaria y nacional más autónomas
La lucha aún sigue presente, en distintas zonas del país, estudiantes buscan diariamente mejores condiciones educativas. Cada 2 de octubre, estudiantes, maestros, sobrevivientes, nos reunimos en la Plaza de las Tres Culturas para gritar y exigir justicia después de 48 años, pues cabe recalcar que el caso sigue impune, no se logró ni un castigo a las autoridades que se encargaron de arrebatarnos a las y los compañeros, gritamos con el corazón en la mano que ¡2 de octubre, no se olvida! ¡No olvidamos, ni perdonamos!
  1. ¿Qué puedes contarnos de los 43 compañeros desaparecidos?
Otro suceso sonado en muchos países y del que gran parte de la sociedad mexicana exigimos una respuesta, y del cual no es diferente a la matanza de Tlatelolco, creo yo que todo lo contrario, ya que ambos están muy relacionados. Personas que su único delito ha sido ser estudiantes, y su peor transgresión ha sido luchar por su libertad y mejores condiciones estudiantiles.
El 26 de septiembre del 2014, policías de Iguala Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, provocando 9 fallecidos y 43 desaparecidos. La supuesta desaparición tiene un trasfondo histórico político-social, ya que en México ha existido un conflicto con las escuelas rurales, que a lo largo del tiempo se han pretendido cerrar; escuelas donde la mayoría son estudiantes provenientes de familias indígenas y humildes, en las que se han creado movimientos estudiantiles importantes de campesinos.
Dos años después de los sucesos, Enrique Peña Nieto, presidente actual de México,  no ha dado ninguna explicación y tampoco se ha llegado a una solución. Ni siquiera en los medios de comunicación se logra conocer las causas de lo sucedido, pues claramente hay una manipulación de la información por parte del gobierno. Sinceramente ni yo sé lo que ha ocurrido, desconozco las razones, pero lo único que sé y que he vivido de cerca es el dolor de los padres y madres de estos 43 compañeros desparecidos.  ¡No están solos! ¡Ayotzinapa vive, la lucha sigue!


  1. Conclusión: la lucha
Como mencioné antes, el conjunto de todos estos movimientos reprimidos por parte del gobierno, ha creado en la sociedad mexicana, una falta de esperanza en las manifestaciones, en alzar la voz para defender sus intereses. Sin embargo, aún existimos muchas personas con esperanza y estamos convencidos que la protesta responsable y pacífica es la única solución a una reivindicación y nuevas formas de vida, aún existimos personas que nos mantenemos en la lucha.

Y ahora que me encuentro en otro país, con más compañeras y compañeros, puedo confirmar que la lucha estudiantil rebasa fronteras, idiomas, edades, la lucha va más allá, sostenemos con distintos enfoques la misma misión en Hidalgo, México, Granada, España y el mundo entero.

lunes, 3 de octubre de 2016

¡¡NO A LAS REVÁLIDAS DE SECUNDARIA!!

¿Qué son las revalidas?


Desde la Coordinadora Sindical Estudiantil queremos mostrar nuestro análisis y posición sobre uno de los acontecimientos con más interés para el alumnado de enseñanzas medias en este curso 2016/17, la cuestión de las reválidas.

Como ya tristemente sabemos, con la excusa de la crisis económica, los ataques a la educación pública se han multiplicado. El objetivo, que haya menos tituladxs universitarixs, más mano de obra barata, un papel mayor del sector privado en la enseñanza que pueda obtener beneficios y una mayor segregación en todos los estadios educativos.

El tasazo, la LOMCE, el decreto 3+2 y  los recortes presupuestarios son solo algunos de los ejemplos más graves de medidas encaminadas a los objetivos antes dichos. Como resultado, más de 120.000 estudiantes menos en las universidades públicas, miles de despidos, recortes en las líneas de la enseñanza pública en favor de la privada y la concertada, masificación, malas instalaciones… y a todo esto este nuevo curso se le suma la cuestión de las reválidas. Pero… ¿qué son las reválidas?

Se trata de unas pruebas externas diseñadas por el ministerio de Educación de manera uniforme para todos los centros educativos del Estado, con independencia de la situación de cada centro a excepción de ligeras modificaciones respecto a las lenguas cooficiales en centros dónde se estudien estas lenguas. Dichas pruebas se realizarían al terminar la Educación Secundaria y al terminar Bachillerato, con esta evaluación externa al centro (los y las trabajadoras del mismo no tienen voz en la misma) se pretende maximizar los resultados académicos y reconocer si el alumnado ha cumplido los objetivos establecidos. Es de tal importancia dicha prueba, que el hecho de no aprobarla, conlleva no obtener el título ya sea de Educación Secundaria o de Bachillerato según la prueba que se suspenda. Asimismo, la misma obtención del título resultaría de una media entre las notas del estudiante de las asignaturas cursadas y la obtenida en dicha prueba. Con esta medida, el gobierno dice combatir el fracaso escolar, pero la realidad es que se trata de otra forma más de expulsar a los jóvenes del sistema educativo y dificultar a quienes tratan de continuar sus estudios.


Es de señalar que si bien, se comienzan a realizar estas pruebas a partir del presente curso 2016/17, se ha afirmado por parte del gobierno en funciones, que este primer curso serán tan solo informativas, no teniendo efectos en la obtención del título aunque sí sirven como sustituto de la Selectividad a la hora del acceso a los estudios superiores. Asimismo, gracias a presiones de la comunidad educativa y las distintas plataformas por la Educación Pública se han logrado ligeras modificaciones, como la no eliminación del distrito único de acceso a la Universidad aunque quede abierta la posibilidad de que las distintas universidades creen criterios de admisión propios, así como se ha logrado evitar la publicación de los datos de estas pruebas, evitando por el momento que se establezca un ranking de centros docentes.

Buscando mantener la neutralidad y la estandarización de estas pruebas, el propio Real Decreto 310/2016, de 29 de julio, nos indica que se realizaran cuestionarios anónimos de contexto socio-económico de los centros docentes, para intentar encuadrar los resultados y las diferencias entre los distintos centros. Dichos cuestionarios serían realizados por las tres partes implicadas en el proceso: docentes del centro, alumnxs y familias.

A la hora de evaluar el impacto de estas pruebas externas vemos que:

En la ESO, el no aprobar esta reválida conllevaría no obtener el título ni poder acceder tanto al Bachillerato como a la Formación Profesional, exceptuando de esta última la FP Básica, que no deja de ser otra forma de segregar al alumnado y darle un peor futuro, en tanto que esta FP Básica tan solo ofrece un trabajo muy precario y unas posibilidades exiguas de intentar volver al sistema educativo en caso de que el joven quiera intentarlo.

En Bachillerato, el no aprobar la reválida supone la no obtención del título, la imposibilidad de acceder a la Educación Superior y además, la misma nota media de la evaluación final  supone el principal criterio de admisión para acceder a estudios universitarios, siendo un sustituto pobre de la desaparecida Selectividad, en tanto que los criterios de admisión pueden variar de una universidad a otra. Como ya se ha expuesto anteriormente, los rectores han consensuado mantener el distrito único, pero esto es momentáneo, en futuros cursos la LOMCE les permitiría cambiar los criterios al gusto de la universidad.


Esto es otra manera más de segregar y discriminar al alumnado, en tanto que en dichos criterios se incluye "la formación complementaria" algo que puede no estar al alcance de todos, en tanto que no deja de ser educación privada que supone un gasto añadido a las familias, muchas sin posibilidad de asumirlo.

En conclusión, para enfrentarse a las reválidas y al resto de ataques que sufrimos como estudiantes y de manera conjunta con el resto de la comunidad educativa, debemos organizarnos y luchar con nuestrxs compañerxs. Hemos de movilizarnos junto con docentes y demás trabajadores y trabajadoras de la enseñanza de manera sostenida para obligar a echar atrás estos ataques y poder construir una educación que no sirva a los intereses de unos pocos sino al nuestro y de los diferentes sectores de trabajadorxs de la enseñanza.

Fuentes:
Real Decreto 310/2016, de 29 de julio,
Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre

Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.